Cirugía plástica de los párpados

Blefaroplastía

Es el procedimiento mediante el cual se retiran las bolsas de grasa, por lo general con piel y músculo sobrante, de los párpados superiores e inferiores con la finalidad de corregir los párpados superiores colgantes y lo abultado de los inferiores. Los párpados superiores colgantes dan el aspecto de mayor edad, mientras que los inferiores abotagados dan aspecto de cansancio y resaca. Estas patologías pueden llegar a ocasionar trastornos visuales y cefaleas por el constante esfuerzo de los músculos de la frente para levantar los párpados superiores.

La blefaroplastía no elimina las “patas de gallo” ni las “ojeras” de los párpados inferiores.

Se puede realizar solo, o en combinación con cualquier otra cirugía, en especial de rejuvenecimiento facial.

CANDIDATOS:
La cirugía de los párpados puede cambiar su aspecto de manera importante, ofreciendo un aspecto más juvenil y relajado, pero lo más importante es lo gratificante que puede resultar a su autoestima.

Son buenos candidatos las personas sanas física y emocionalmente cuyas metas son realistas.

TÉCNICA:
En los superiores se reseca una elipse de piel sobrante, con cantidades variables de músculo, abertura a través de la cual se extraen las 2 bolsas de grasa. . La cicatriz queda oculta en el pliegue natural por lo que resulta invisible.

En los inferiores, y pacientes jóvenes sin exceso de piel sobrante, la extracción de las bolsas de grasa se realiza con técnica transconjuntival, sin incisiones externas. En pacientes mayores o con piel y/o músculo hipertrófico, se realiza una incisión justo debajo de las pestañas para que la cicatriz quede escondida, y se reseca el exceso de piel y las 3 bolsas de grasa.

RIESGOS:
Como toda cirugía conlleva riesgos, pero en la blefaroplastía, son infrecuentes. Puede presentar pequeña hemorragia, hematomas, infección, reacción a la anestesia, edema visión borrosa transitoria, resequedad, dificultad para cerrar los ojos, las cuales en caso de presentarse remiten en pocos días espontáneamente.

CIRUGÍA:
En una clínica de manera ambulatoria, con anestesia local. Terminando la cirugía se marcha a casa. Si lo desea se puede agregar una sedación o anestesia general. El tiempo aproximado de duración es de 1-2 horas, y las incisiones se realizan en los pliegues naturales para evitar las cicatrices. Identificadas y retiradas las bolsas de grasa se cierra con hilos muy delgados de sutura que se retiran a las 48 horas.

POST-OPERATORIO:
Debe permanecer acostada al menos 2 días, boca arriba aplicándose compresas de hielo, te helado o vendas frías, con la cabeza un poco en alto (2 almohadas). Lubrique los ojos con lágrimas artificiales cada 4 horas, y limpie los ángulos constantemente con torundas de algodón o gasa limpia. El escurrimiento de líquido serohemático se detiene al día siguiente.

El edema y la equimosis pueden ser asimétricos, y puede estar presente lagrimeo y ojos entreabiertos. No se preocupe, tome los medicamentos, aplique compresas frías y mantenga contacto con su doctor.

Puede portar lentes obscuros para evitar la sensibilidad a la luz; acuda a la visita al tercer día para retiro de puntos.

Antes & Después