Lifting o estiramiento facial - Rejuvenecimiento facial

Ritidectomía o ritidoplastía cervicofacial (ritides: arrugas)

GENERALIDADES:
La edad, la fuerza de gravedad, la exposición al sol, la herencia sobre la calidad de piel y las angustias diarias de la vida moderna se reflejan en la cara. Aparecen pliegues y arrugas en la frente, entrecejo, alrededor de los ojos, la nariz y los labios; las mejillas y la piel del cuello se hacen colgantes, y aparecen depósitos de grasa en otras partes.

El tratamiento quirúrgico de la piel y los músculos de la cara pueden corregir y detener temporalmente el aspecto envejecido; así mismo, al resecar, adelgazar y reacomodar las estructuras de grasa se puede reposicionar mejor la piel en su lugar original.

Una ritidoplastía puede realizarse en parte de la cara o en toda, y acompañarse de otros procedimientos.

CANDIDATOS:
Son buenos candidatos los hombres y mujeres cuyas caras comienzan a mostrar signos de envejecimiento, cuya piel conserva sus propiedades visco elásticas, que gozan de buena salud y desean evitar la progresión de los rastros de los años.

La mayoría de los pacientes están entre los 40 y los 60 años, pero puede realizarse antes o después. Entre más joven, mejor serán los resultados y más duraderos.

PREPARACIÓN:
Suspenda 2 semanas antes de la cirugía el consumo de cigarrillo, alcohol, drogas recreacionales, vitamina K, antinflamatorios, aspirinas y medicamentos que la contengan. Si por alguna razón no puede hacerlo, notifíquelo a su cirujano.

CIRUGÍA:
Cada cirujano, y dependiendo de cada caso, utiliza sus técnicas preferidas, escogiendo la que más convenga a cada paciente de manera individual. Por lo general las incisiones se colocan en el área de la piel cabelluda, en el pliegue por delante de las orejas, y por detrás de éstas, tratando de dejar las cicatrices lo más oculta posible.

POSTOPERATORIO:
Usualmente no hay muchas molestias, pero en tal caso tome la medicación indicada.

Debe permanecer acostada, boca arriba, con la cabeza en alto (2 almohadas), pues estará hinchada y con moretones. Los primeros 2 días levantarse solo al comedor y al baño.

Al siguiente día debe retirarse el vendaje que estará manchado de sangre para hacer una limpieza de las heridas con solución fisiológica y colocar de nuevo gasas estériles y venda limpia. El 2º día puede tomar un baño en la ducha con agua tibia, limpiar las heridas con jabón yodado, secarse el pelo con el secador en frío, y colocarse de nuevo gasas y vendaje.

RIESGOS:
En manos de un cirujano plástico calificado, las complicaciones son raras, de poca importancia, y fáciles de resolver. Se trata de una de las cirugías estéticas más grandes e importantes, supone el manejo de muchas estructuras delicadas, y por lo tanto no hay que subestimar las potenciales complicaciones, tanto quirúrgicas como anestésicas, de toda cirugía.

Antes & Después