Liposuccion

Lipoescultura - lipoplastia - lipectomia asistida

Es el procedimiento encargado de retirar los excesos de grasa antiestéticos en áreas localizadas en regiones específicas del cuerpo (lipodistrofias), en personas con tendencia hereditaria a estas deformidades las cuales no se corrigen con dieta ni ejercicio, y en general para complementar los tratamientos para reducción de grasa en personas obesas. La lipoescultura no es una cura para la obesidad; no sustituye un régimen alimenticio adecuado, ni a los ejercicios.

CANDIDATOS:
Hombres y mujeres de cualquier edad, con excesos de grasa localizados, o que simplemente deseen contornear alguna área de su cuerpo. La celulitis o “piel con aspecto de naranja” mejora notablemente con la lipoescultura como complemento, aunque no es el tratamiento definitivo.

Se realiza historia clínica completa, haciendo énfasis en condiciones como diabetes, presión arterial alta y enfermedades cardíacas, así como cirugías anteriores, tratamientos médicos, hábitos, etc.

También se debe evaluar su peso actual, alzas y bajas, elasticidad de la piel y cantidades aproximadas de grasa a ser removida.

RIESGOS:
Afortunadamente las complicaciones graves son infrecuentes, pero como en toda cirugía, siempre están latentes las que tienen que ver con la cirugía y con la anestesia. Miles de personas se practican anualmente liposucciones con éxito y buenos resultados, pero siempre hay que valorar los riesgos y los beneficios.

La liposucción es un procedimiento seguro en unas manos calificadas (Especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva), en el sitio adecuado, y con las debidas precauciones.

LA CIRUGIA:
A través de una o varias pequeñas incisiones (3-4 mm.) Se introducen delgadas cánulas huecas conectadas a un sistema de vacío para succionar la grasa indeseable, previa infiltración de las zonas con volúmenes importantes de una mezcla especial (solución de Klein) para trabajar con técnica seca o tumescente.

Después permanecerá unas 2 horas en la sala de recuperación con un vendaje especial o faja quirúrgica. Habitualmente se da el alta el mismo día, al menos que el paciente prefiera pernoctar en el sanatorio o la extracción de grandes volúmenes requiera algún cuidado especial.

RECUPERACION
Al día siguiente puede realizar pequeñas caminatas en casa, al comedor y al baño. Se retira el vendaje o la faja y toma un baño en la ducha, posteriormente se cambia los apósitos que cubren las heridas por uno limpio y estéril, recolocando la prenda compresiva, la cual debe portar al menos durante 1 mes.

El edema y los hematomas duran aprox. 15 días. Posteriormente las zonas lipoaspiradas, en donde se ha depositado tejido fibroso cicatrizal caracterizadas por endurecimientos, van remitiendo en el curso de 2 meses, cuando finalmente verá Ud. sus resultados.

Antes & Después